1 agosto, 2020

7 errores que no debes cometer en la reforma de tu cocina

Los azulejos se han quedado anticuados, las juntas están amarillas, el fregadero se queda atascado, la encimera te recuerda al piso de tus abuelos e incluso te falta espacio de almacenamiento. Motivos hay muchos, pero ninguno tan válido como el de que, simplemente, te apetezca darle nueva vida a este espacio.

No pensar de forma estratégica

Cuántos sois en casa, tus hábitos de cocina o tus necesidades en cuanto a almacenamiento son algunos de los factores que deberás tener en cuenta a la hora de remodelar este espacio. Y es que, dependiendo de tus objetivos del día a día, también dependerá el plan de ruta de tu reforma, pues no querrás darte cuenta a mitad de obra que el suelo que has elegido para tu bonita cocina se mancha con mirarlo y en tu casa tienes aún dos niños pequeños.

Olvidarse de la luz

Normalmente damos prioridad a la luminosidad en zonas como el salón o el dormitorio principal. Sin embargo, debemos tener en cuenta que, tanto para cocinar como para disfrutar de este espacio, la iluminación ayuda y apostar por una mezcla entre luz natural y artificial será la clave para no dejarnos la vista cocinando cada día y sacar el máximo partido a nuestra reforma.

No apostar por nuevos materiales

La tecnología avanza, también en cuanto a materiales. Madera, mármol, Viroc… a día de hoy es posible utilizar materiales muy diversos sin que estos se dañen en la cocina. Por ello, no tengas miedo de apostar por lo nuevo y encuentra en estas nuevas fórmulas el secreto para dar con tu cocina ideal sin miedo a la durabilidad.

Priorizar la estética sobre la funcionalidad

La cocina de tus sueños puede ser lo que quieres, pero no enteramente lo que necesitas. Por ello, asegúrate de, además de elegir la estética más increíble que se te pase por la cabeza, elegir materiales y diseños que estén en consonancia con tus necesidades. Es muy importante no olvidarse, por ejemplo, si sois muchos en casa, del almacenamiento.

No invertir lo suficiente

Se nota en cualquier estancia, pero especialmente en la cocina. Y es que no invertir lo suficiente en esta parte de la casa no solo puede no lograr el resultado esperado, sino que encima puede acarrearte problemas que te terminen costando más dinero a la larga. Por ello, te recomendamos que apuestes por los servicios de profesionales en los que confíes antes que simplemente apuestes por el presupuesto más bajo.

No tener en cuenta las necesidades técnicas

Es decir, no tener en cuenta, por ejemplo, que muchos electrodomésticos necesitan rejillas de ventilación, zócalos, instalaciones de agua o eléctricas, huecos de encastre o diámetros para la salida de humos. Repetimos: Estético, por supuesto. Funcional, más aún.

Equivocarse al elegir el suelo

Uno de los puntos clave durante la reforma de cualquier cocina, el suelo que elijas marcará la diferencia entre que ames o, simplemente, te guste tu nueva cocina. Y es que, si resulta demasiado resbaladizo, sucio o delicado, rápidamente lamentarás no habértelo pensado mejor.